ESPAÑOL | ENGLISH

ESPAÑOL | ENGLISH

La arquitectura sostenible se perfila en los últimos años no como una tendencia sino como un nuevo modo de vida. Desde instituciones y gobiernos se promueve cada vez más una forma de construcción que siga una dirección de mínimo impacto sobre el medio. Los estudios de arquitectura e ingenieros se especializan en adaptar las eco-tecnologías a pequeña escala, creando edificaciones energéticamente independientes.

Pero no solo desde grandes estructuras industriales o institucionales se puede ver esta evolución hacia lo natural. A pequeña escala, particulares de todo el mundo buscan alternativas “limpias” que aplicar a su hogar. Y es que dado el rumbo de contaminación a toda marcha y sin frenos al que se dirige nuestro planeta, muy pronto estas iniciativas se convertirán en la norma a seguir.

Representan el futuro de la construcción, que, sin ir más lejos, Francia institucionalizará en el año 2020, obligando a todas las nuevas construcciones a mantener un estado de energía positiva. Es decir, que estas nuevas viviendas deberán generar su propia energía y en un porcentaje mayor a la consumida.

Atendiendo a esta normativa, el diseñador francés Philippe Starck y la empresa de construcción eslovena Riko se han unido para crear P.A.T.H (Prefabricated Accessible Technological Homes), una solución de vida que integra la más alta tecnología,  el respeto por el medio ambiente y el diseño atemporal que caracteriza a Starck en un formato de casa prefabricada.

arquitectura sostenible

Las casas P.A.T.H están diseñadas para conciliar belleza y sustentabilidad.

Las casas P.A.T.H. están diseñadas para integrar sistemas de eco-tecnología altamente eficientes sin perjudicar al diseño. Turbinas de energía solar, térmica, fotovoltaica solar y de viento se integran de una manera sencilla y natural, casi invisible para los usuarios. Además, Riko está especializada en el aislamiento térmico, cuidando especialmente los materiales, por lo que la eficiencia es todavía mayor.

Al disponer de sus propias fábricas se disminuye considerablemente el coste y el tiempo de entrega. En 6 meses la vivienda está completamente lista y colocada en su emplazamiento final. Con precios de entre 2.500€ a 4.500€ el metro cuadrado, se puede conciliar el deseo de los propietarios de vivir respetando la naturaleza y las posibles limitaciones económicas.

Philippe Starck dice que: “La casa de construcción propia puede ser una fuente de peligro extremo. De hecho, todos sabemos cuándo empieza pero nunca sabemos cuando va a terminar o cuánto va a costar. Gracias a P.A.T.H. y su proceso industrial utilizando elementos prefabricados, todo el mundo puede acceder a la propiedad dentro de seis meses y dentro de un presupuesto definido, sin ninguna sorpresa”.

Las posibilidades creadas por Philippe Starck para esta vivienda permiten que esta se adapte completamente al modo de vida de los futuros propietarios, que pueden diseñarla escogiendo, en primer lugar, de entre los dos modelos disponibles: Formentera (con una distribución en la que las habitaciones rodean al salón) y Monfort (con una disposición más abierta y posibilidad de un segundo nivel).

A partir de estos esquemas, el segundo paso sería optar por alguna de las 34 posibles configuraciones creadas por el diseñador, de entre los 140 hasta los 350 metros cuadrados y de 1 a 8 habitaciones. Satisfacen los estilos de vida más variados y también los gustos estéticos, ya que también elegir entre diferentes opciones de cubierta o los materiales empleados en la fachada (madera, cristal o una combinación de ambos).

arquitectura sostenible

Diseñadas por Philippe Stark, satisfacen los más diversos estilos de vida, pudiendo escoger entre los distintos módulos y materiales.

arquitectura sostenible

Al tratarse de una vivienda prefabricada los costes y tiempo de construcción se reducen.

“Con P.A.T.H., queríamos llegar al mayor público posible. Esta es la razón por la que decidí no hacer ningún gesto arquitectónico aquí. Yo no quiero imponer nada a nadie. Las posibilidades arquitectónicas son muy amplias y flexibles. Por ejemplo, la Montfort cuenta con una cornisa. Sin embargo, otros tipos de techos también están disponibles, planos o a dos aguas. El techo-cornisa logra un gran número de beneficios para los clientes. De hecho, más allá del tour de force arquitectónico, la cornisa está pensada para ocultar todo el sistema de producción de energía, que es una verdadera fábrica” afirma el  diseñador galo.

En definitiva, una iniciativa sostenible y máximo exponente de la personalización. Han conseguido recoger los aspectos positivos de lo prefabricado (menor tiempo de construcción y seguridad en el coste) y eliminar los negativos, permitiendo crear una vivienda que se adapte al máximo confort particular. Estética, comodidad y ecologismo no están reñidos y este ambicioso proyecto es solo una pequeña muestra de ello.

A gran escala, los proyectos sostenibles se han convertido en una tendencia en alza. Las industrias apuestan por introducir procesos ambientalmente conscientes, no solo como valor añadido de sus productos sino como apuesta de futuro. Las nuevas sedes y centrales de las marcas se construyen con vocación de modernidad y sustentabilidad a partes iguales. Hace tan solo unas semanas se estrenaba la nueva sede de Pull and Bear en Narón (Galicia), todo un acontecimiento sobre el que Inditex ha señalado que “se trata de un edificio concebido para integrarse en su entorno natural y reducir su impacto medioambiental, gracias a la eficiencia en el uso del agua, el ahorro energético, la calidad medioambiental del interior y los materiales empleados“.

Desde los gobiernos, la tendencia es paralela. Cada vez más se promueve la creación de edificios que conecten con el medio, sensibles a su entorno y energéticamente eficientes. La ciudad de Uppala, Suecia, destaca como promotora de arquitectura sostenible, convocando concursos en los que los arquitectos puedan exponer sus ideas de innovación y mejora de la ciudad.

El estudio de arquitectura BIG es el creador de una interesante propuesta que, aunque no resultó ganadora del concurso, destaca por su empleo del espacio, la espectacularidad de su propuesta y su respeto por el entorno.

arquitectura sostenible

El diseño destaca por su respeto por el entorno, vistosidad y aprovechamiento del espacio.

El edificio está destinado a compensar las emisiones producto del alto consumo energético en invierno, otoño y primavera. Considerando el uso estacional del proyecto, BIG propuso un doble uso. En los meses de verano, se transforma en una sede para celebrar festivales, aprovechando la temporada alta de turismo.

arquitectura sostenible

Debido a su carácter estacional, BIG diseñó una doble función, convirtiendo en verano la planta en una sede para festivales.

arquitectura sostenible

La propuesta fusiona dos arquetipos industriales: la planta y el invernadero.

“La propuesta de BIG fusiona dos arquetipos industriales convencionales en un híbrido ‘poco convencional’: la planta y el invernadero. Ambos han sido desarrollados para proporcionar una forma racional y eficiente de albergar instalaciones industriales masivas para la fabricación y la agricultura, respectivamente”, comentó la oficina de arquitectos en un comunicado de prensa.

“Al utilizar estas estructuras de invernadero, es posible crear un cerramiento 100% transparente, que permite que este masivo volumen no interrumpa en el ‘skyline’ de la ciudad de Uppsala. Al mismo tiempo permite que los ciudadanos puedan disfrutar de vistas de las actividades que suceden en su interior. A diferencia de la alienante y hermética envolvente convencional propia de las plantas energéticas tradicionales, el volumen cristalino sirve como una invitación para la exploración y la educación. La próxima generación de la energía creativa “.

Una muestra de cómo se puede deshacer la identificación de la industrialización con el gris, el humo y lo sombrío. Transparente y colorida, invita a entrar y descubrir y su forma redondeada naturaliza la actividad meramente mecánica que alberga su interior.

arquitectura sostenible

El exterior acrisolado permite respetar el skyline de la ciudad.

Un edificio que sí llegó a convertirse en realidad es el Juvelen, diseñado por la oficina Utopia Arkitekter, en colaboración con la constructora Skanska y que cuyo diseño resultó ganador para servir a la ciudad como Resecentrum (Centro de viajes). En realidad se trata de un edificio de oficinas de seis pisos y planta triangular que destaca por su vistoso diseño y por su calidad medioambiental. Es el más sostenible de Escandinavia y ha conseguido la máxima certificación ecológica (LEED Platino).

arquitectura sostenible

El exterior sorprende por el uso del dorado, el cristal y las formas triangulares que simulan una joya.

Está diseñado para reducir al mínimo el consumo de energía, haciendo uso tanto de estrategias pasivas como activas. Paneles solares en cubierta y fachada, aislamiento hermético que reducirá al mínimo el gasto en calefacción y refrigeración, así como sistemas para la medición y control del consumo de energía. Los métodos de creación y sobre todo de mantenimiento de la energía son de lo más creativos, influyendo incluso en la forma y disposición de las ventanas.

La forma predominante es el triángulo, estructurándose así no solo el exterior sino también el interior. Simulando una piedra preciosa (Juvel en sueco) las fachadas, compuestas por planos triangulares, acristaladas y doradas sorprenden a los viandantes que se acercan o recorren la gran plaza que rodea la construcción.

arquitectura sostenible

La estética viene acompañada de la eficiencia energética, ya que ha conseguido la máxima certificación.

A pequeña o a mayor escala la base de la eficiencia energética está en principios de lógica arquitectónica: cuestiones sencillas de aislamiento, orientación, materiales… que permitan una economización del consumo. La espectacularidad de las grandes obras ayudan a concienciar sobre lo que debería ser el objetivo final, la generalización de un derroche de energía casi nulo en edificios cotidianos como las casas.

La arquitectura sostenible está cada vez más al alcance del gran público y los mitos a su alrededor se están disipando al fin. Los costes disminuyen, las maquinarias se camuflan sin perjudicar al diseño y su eficacia es cada vez mayor.

El planeta necesita un respiro y construyendo de forma más eficiente y ecológica contribuimos a su causa sin perjudicar nuestros propios intereses.