En una emocionante jornada de vela en el Mar Rojo, el equipo Emirates Team New Zealand se coronó campeón en la segunda regata preliminar de la America’s Cup celebrada en Yeda.

Tras una final vibrante, el Luna Rossa Prada Pirelli quedó en segundo lugar por un error que le costó el poder luchar por la victoria contra el Emirates Team New Zealand. Aunque el equipo neozelandés se consolidó, y no cometió ningún error durante el evento, los italianos dejaron buenas sensaciones durante la competición sin perder de vista el triunfo, a pesar de las dificultades. Además, el evento en Yeda ha enamorado a los protagonistas, destacando las buenas condiciones del lugar y la recepción recibida para la America’s Cup.

Síguenos en Instagram | Horse Magazine

Un duelo de titanes

La competición se disputó con los AC40, y ofreció un gran espectáculo en las dos primeras regatas del día, determinando qué equipo se uniría al Emirates Team New Zealand en la Gran Final. A pesar de que el equipo neozelandés ya tenía asegurado su lugar, no bajaron el ritmo en las dos mangas. De esta manera, obtuvieron datos sobre las embarcaciones y el ritmo en condiciones desafiantes. Además, el gran desempeño del equipo se transformó en un tercer puesto en la séptima regata, y el quinto triunfo en la octava, todo ello antes de la Gran Final.

trofeo-yeda-america-cup-magazinehorse

El equipo Emirates Team New Zealand recogiendo su trofeo. Foto: Ricardo Pinto

El Luna Rossa Prada Pirelli, liderado por Ruggero Tita y Marco Gradoni, demostró ser un equipo a tener en cuenta. A pesar de que desde el primer día reconocieron que todavía necesitaban más horas en el barco, en la primera regata salieron venciendo, asegurándose su pase a la final. En esta ocasión, la gran final no les aguardaba nada bueno, pues tuvieron problemas incluso antes de salir. A causa de las altas temperaturas en Yeda, el barco italiano tuvo problemas con la electrónica, y entraron tarde en la última regata. Esto le proporcionó una gran ventaja al Emirates Team New Zealand, pero aun así, los italianos no bajaron los brazos y presionaron a los kiwis hasta el último momento.

yeda-prada-magazinehorse

Luna Rossa Prada Pirelli compitiendo en Yeda. Foto: Ian Roman

Sin embargo, la última baliza de barlovento volvió a cambiar el rumbo del evento. Un error en la elevación del barco provocó que el Luna Rossa Prada Pirelli sumergiera su proa. De esta manera, perdieron por completo su oportunidad de luchar contra el equipo neozelandés. El timonel del equipo italiano, Ruggero Tita, reflexionó sobre la regata y las buenas sensaciones que han obtenido a pesar de los errores.

Yeda ha sido una experiencia súper buena y estamos contentos con el resultado. Pero cuando estás allí, tan cerca, y ves la posibilidad de ganar, sí, hay algún remordimiento, pero hicimos más de lo que esperábamos.

yeda-america'cup-magazinehorse

Luna Rossa Prada Pirelli y Emirates Team New Zealand  compitieron como dos titanes hasta el final. Foto: Ricardo Pinto

Yeda, un escenario de lujo

La ceremonia de clausura marcó el final de una competición impresionante, pero Yeda no solo destacó en el agua. El Jeddah Yacht Club & Marina demostró ser un anfitrión con clase, transmitiendo buenas sensaciones para volver a mostrar la competición de vela en tierras sauditas. Al finalizar el evento, los equipos mostraron su entusiasmo al vivir en primera persona la hospitalidad del lugar. Por ejemplo, Tom Slingsby, patrón del NYYC American Magic comentó que «la navegación ha sido increíble y el lugar fantástico». Además, ve que en el futuro hagan muchos eventos de alto nivel.

yeda-emirates-new-zealand-magazinehorse

Los equipos compitiendo por el trofeo en Yeda. Foto: Ricardo Pinto

Del mismo modo, el timmer del Emirates Team New Zealand, Blair Tuke, ha disfrutado de las buenas condiciones de la ciudad de Yeda, y el poder luchar en regatas tan ajustadas. Además, ha considerado que estar allí «ha sido una gran publicidad para nuestro deporte», algo que la Federación Saudí de Vela tiene como objetivo. Proporcionar inspiración a las generaciones más jóvenes para competir en la élite del deporte más antiguo. De esta manera, Yeda se consolida como una sede de clase mundial, dejando una marca de buenos recuerdos en la historia de la America’s Cup.