Con un crecimiento de las ventas en línea del 24% en 2018, y un ingreso total de 1,3 billones de dólares, China es el mercado online que más rápido crece del mundo. Con su propio ecosistema digital, los chinos están desarrollando nuevas formas de vender sus productos, de adaptarse al comportamiento de sus usuarios y de optimizar su experiencia de compra.

Redes sociales, nuevos hábitos de consumo y tecnología. Estos tres factores serán los que determinen la evolución del comercio online en China y que podría copiar el mundo occidental en los próximos años. Coresight Research ha avanzado las 10 tendencias que marcan el futuro del ecommerce en China. En Horse te las resumimos.

Auge del comercio electrónico social 

Mezclar la participación de las redes sociales con la eficiencia del comercio electrónico, eso es lo que hace el comercio electrónico social. Ya existen diversas plataformas en China que lo han implementado con éxito, pero ¿qué las hace tan interesantes en el mercado chino?

La confianza. Cada vez desconfiamos más de la publicidad y de los métodos de márketing tradicionales, y más en China, donde las falsificaciones están a la orden del día. Por eso, los chinos (y cada vez más los occidentales) tienden a recurrir a las experiencias de sus conocidos o de los key opinion consumers (influencers que se dedican a dar su opinión sobre los productos que compran) para tomar la decisión de compra. En las herramientas de comercio electrónico social encuentran esas experiencias en el mismo sitio donde realizan la compra. De esta forma, la distancia entre el cliente y la marca se reduce y se genera confianza.

WeChat: un mundo de posibilidades

WeChat es más que una red social. Es una plataforma con más de 1.000 millones de usuarios que incluye: servicio de mensajería, geo-localización, un sistema de pagos a través del móvil, un apartado de cuentas oficiales parecido a las páginas de Facebook, otro más parecido a una red social en el que pueden compartir fotos, estados…

Futuro del ecommerce en China

futuro-ecommerce-china-magazinehorse

Una de sus funciones más interesantes es la de los mini programas.  Los mini programas de WeChat permiten a las marcas desarrollar la función de realidad aumentada e integrarla en su proceso de venta.

Burberry y Tencent _dueño de WeChat_ han puesto en marcha una tienda interactiva en Shenzhen (China) creando un mini programa personalizado que se desbloquea a través de WeChat.

WeChat-burberry-shenzhen-tencent

Izq. nterior de la tienda Burberry. Dcha. imagen del cervatillo, ávatar creado para la firma

¿Cómo funciona? los compradores crean un perfil y reciben un avatar digital en forma de un cervatillo que actúa a través de un sistema de recompensas para ganar “moneda social” que desbloquea contenido personalizado, a medida que el cliente compra o se involucra más con la marca, obtiene más recompensas. A través de la aplicación, los compradores pueden reservar uno de los tres probadores temáticos, preseleccionar la ropa y reproducir su propia música mientras se la prueban.

WeChat-burberry-shenzhen-tencent

Izq. uno de los tres probadores de la tienda. Dcha. prendas con el código QR donde se obtiene toda la información

Todos los productos tienen códigos QR, que se pueden escanear para mostrar más información y sugerencias visuales para diseñar el proyecto, y darle al usuario más puntos para desbloquear contenido.

También pueden utilizar este programa para reservar una mesa en la cafetería de la tienda y concertar citas con estilistas y otros servicios.

WeChat-burberry-shenzhen-tencent-cafeteria

Cafeteria de la tienda Burberry

El WeChat, no se trata de una tienda de tecnología, sino una hermosa tienda de lujo aumentada por tecnología creando una experiencia para sus clientes.

WeChat-mini-program-licksticks-armani

WeChat colaboró con Armani para lanzar una experiencia de prueba de lápices labiales AR.

El año pasado, Armani lanzó una experiencia piloto en la que la que los usuarios podían probarse distintos labiales sobre su rostro haciendo clic sobre los colores. Otras marcas de lujo como Louis Vuitton, Bulgari, Cartier, Coach… también están presentes en WeChat.

Vídeos en tiempo real 

Otra de las tendencias más importantes es la de los vídeos en tiempo real. Ofrece muchísimas posibilidades para las marcas porque es una forma estupenda de enseñar su producto al público. Permite jugar con distintas redes sociales y plataformas. Tanto es así que todas se están adaptando al comercio online. TikTok, una de las más jóvenes, ya ha incluido una característica llamada Marketing Label, con la que las marcas pueden etiquetar sus productos y redirigirlos a su tienda online. Además, los vídeos permiten la interacción de los influencers o los key opinion consumers con el público y asocian ideas como la creatividad y la cercanía con el producto.

e-comerce-TikTok-tendencia-china-magazinehorse

Marcas como Celine, Polo Ralph Lauren, Burberry o Clavin Klein, bailan al ritmo de TikTok

Otras formas de comprar 

El comercio online se está diversificando. Están creciendo con fuerza modalidades de compra que se alejan de la tradicional. Una de las que más estamos viendo ya los efectos en occidente es el recommerce. La venta de segunda mano en formato app está creciendo mucho en China gracias a los más jóvenes. De cara al futuro, las firmas de retail tendrán que encontrar la forma de colaborar con estas plataformas para abrirse paso en este nuevo mercado.

Uso de las nuevas tecnologías 

Integrar el uso de las nuevas tecnologías en el proceso de compra. Esa es la clave del futuro del ecommerce en China. No solo de los cambios en la experiencia del usuario sino también de su crecimiento ya que gracias a ellas se están creando centros logísticos digitalizados que serán los responsables de la aceleración en la entrega de los paquetes y la apertura internacional.

e-comerce-tendencia-china-nuevas-tecnologías-magazinehorse

Un almacén 4.0 de Bangkok, Tailandia (Getty)

El futuro del ecommerce en China está marcado por la tecnología, los nuevos hábitos de consumo y las nuevas funcionalidades de las redes sociales. Posibilidades de un modelo que muy pronto empezaremos a ver en Europa.