Miriam Ponsa es más que una diseñadora de moda, es una activista desde la creación. Inconformista con los materiales, curiosa con las técnicas y, sobre todo, comprometida social. Es desde ese compromiso reivindicativo desde el que se inspira para las temáticas de sus colecciones.

El respeto por las raíces y la herencia cultural; la producción de proximidad y el proceso artesanal son tres de los puntos fundamentales de su manifesto. De hecho, todos y cada uno de los diseños de esta firma son diseñados, cortados, confeccionados y distribuidos desde sus talleres en Cataluña y combinando las técnicas modernas con las más artesanales. Esa preocupación por la recuperación de las técnicas artesanas y la cultura local fue la inspiración para algunas de sus primeras colecciones como Trementinaires (primavera-verano 2010), Bugaderes (otoño-invierno 2011-12), Fiesta Mayor (primavera-verano 2012), La cosecha dorada (privamera-verano 2013) o Raiers (primavera-verano 2014). Todas ellas inspiradas en profesiones o festividades locales tradicionales.

Miriam Ponsa

Colección La cosecha dorada (primavera-verano 2013) de Miriam Ponsa.

La injusticia social como fuente de inspiración

Las injusticias sociales, el medio ambiente y la lucha política también han sido hilo conductor de muchas de las propuestas de esta diseñadora. I have a Dream (primavera-verano 2019), inspirada en la figura de Martin Luther King; L’Exili (otoño-invierno 2015-16), en el exilio causado por la Guerra Civil española; o Muses (primavera-verano 2020), un homenaje al empoderamiento de la mujer, a la diversidad y la autoaceptación; son solo algunos ejemplos. Este último desfile supuso además un antes y un después en los shows de la diseñadora ya que con él se rompieron los cánones de belleza y la pasarela de la firma se ha abierto desde entonces a modelos de distintas edades y tallas.

Miriam Ponsa

Colección Muses (primavera-verano 2020) de Miriam Ponsa.

Para su última colección, Mar de Aral (otoño-invierno 2020-21) Miriam Ponsa se inspira en uno de los desastres ecológicos más dramáticos provocados por el hombre: la desaparición del mar de Aral. En 1960, el mar de Aral era el cuarto lago más grande del mundo. Pero los proyectos de canalización de agua de la URSS en las áridas llanuras de Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán para la creación de regadíos y extensos campos de algodón, convirtieron el lago en un desierto de sal y sustancias tóxicas. El volumen del mar se ha reducido en más de un 80% y ha dejado atrás un cementerio de barcos oxidados en la arena salinizada y graves consecuencias para la salud de la población de la región.

mar-de-aral-miriam-ponsa-magazinehorse mar de aral-miriam-ponsa-magazinehorse mar-de-aral-miriam-ponsa-magazinehorse

Mar de Aral es su colección otoño-invierno 2020-21

Es en ese desierto de sal y en el óxido de las embarcaciones abandonadas en los que la diseñadora se ha inspirado para esta colección. Plasmar esa fusión del hierro con la arena del desierto, de la artificial huella del hombre sobre la naturaleza, se consigue mediante distintas técnicas. Una de ella son los colores. Las tonalidades anaranjadas, camel, marrones y cobre nos trasladan al desierto de Aral. Las formas siguen la línea de las anteriores colecciones de la firma. Oversize y orgánicas para conseguir prendas cómodas que permitan libertad de movimiento.

Miriam Ponsa

Colección Mar de Aral (otoño-invierno 2020-21) de Miriam Ponsa. Imágenes de Jordi Saragossa.

También destacan los tejidos y las texturas. Las telas naturales como el algodón, la seda, el mohair, el cachemir y la lana son los protagonistas de la colección. Pero, además, el macramé, el punto de media, los bordados y la técnica de la cestería artesanal, aportan volúmenes y texturas a los diseños.

Una elección de materiales tomada bajo una premisa de calidad y conciencia medioambiental. Y es que para esta firma la sostenibilidad y la cultura del reciclaje y la reutilización son parte fundamental de su proceso de creación. Una filosofía muy ligada a la historia del valle de Aral que, demuestra, una vez más, que la industria de la moda nunca debe perjudicar el entorno donde se desarrolla. El esfuerzo de las firmas y de las políticas económicas está ahora en encontrar alternativas para que el impacto sobre el territorio sea positivo.

Miriam Ponsa

Colección Mar de Aral (primavera-verano 2020) de Miriam Ponsa. Imágenes de Jordi Saragossa.

Miriam Ponsa es moda consciente y concienciadora; alejada de los estándares; creada por y para mujeres y pensada y producida 100% en Cataluña.

Imágenes cortesía de Miriam Ponsa.